Cada máquina es diferente. Por ejemplo, hay máquinas para pierna donde empujas las pesas y otras donde te empujas tú mismo con todo y asiento, mientras las pesas se quedan fijas. Lee las indicaciones en la máquina y, si no estás seguro, pregunta a un instructor o a un compañero más experimentado. En cada caso, asegúrate de que el eje de rotación de la máquina esté a la altura de la bisagra, que tu cuerpo tenga constante contacto con la banca y que no te dobles demaciado hacia atrás.
Usa las correas o agarraderas disponibles para estabilizarte mejor. Y has tus primeras repeticiones con menos peso para acostumbrarte a la dinámica.