No, eso es imposible: son dos diferentes tipos de tejido. Este mito surge por que muchos atletas siguen comiendo en grande durante sus descansos, Cuando eso pasa, el cuerpo almacena esa energía adicional como grasa.